martes, 18 de junio de 2013

CUEVA VALIENTE

Este sábado tocó recorrido en bicicleta. Salimos desde el pueblo de Guadarrama, y el objetivo era subir a Cueva Valiente. Dudábamos de si llegaríamos, porque íbamos sin GPS, y sin eso ya no somos nadie...


El caso es que el GPS estaba en boxes, pues Miguel lo destrozó después de salir de cabeza por encima de la bicicleta en una trialera...se emociona demasiado...o aún no ha domado a la nueva máquina...


Desde Guadarrama nos dirigimos al Embalse de La Jarosa y comenzamos a subir hacia Cabeza Líjar.



Lo bordeamos por la izquierda y nos dirigimos hacia el Collado de la Mina, a los pies del Cerro de la Salamanca.



La subida se hace larga, entre 15 y 20 kilómetros, pero las vistas son cada vez más bonitas.




Desde el collado comenzamos una larga bajada hasta Peguerinos. Allí preguntamos a una lugareña cómo llegar a Cueva Valiente, y nos indica que nos hemos pasado. Hay que dar la vuelta y volver a subir un tramo hasta el Camping de La Nava.



Desde allí sale la pista. Nos esperan casi 10 kilómetros de subida.


Pasamos por el Embalse de Cañada Mojada.


La burra nueva!!! "La indomable" la llaman ya...más que una burra es un potro salvaje, jejeje...


Cueva Valiente es una montaña de la Sierra de Guadarrama de 1.903 metros. Pertenece a San Rafael, aunque la cima se ubica en terrenos de Peguerinos, Avila. En ella se encuentra un vértice geodésico de primer orden, un refugio de piedra, y restos de una carretera forestal.



En las inmediaciones hay numerosos restos de construcciones bélicas de la guerra civil.



Se dice que su nombre se debe a la existencia de una cueva de unos 15 metros de profundidad situada en la cara de San Rafael. 
La pista forestal esa es una penitencia...




Las vistas desde la cima son impresionantes: San Rafael, Ävila, el Embalse del Burguillo, el de La Jarosa, el embalse de Valmayor, el de Santillana, la Pedriza, la Maliciosa, Bola del Mundo, Cercedilla, los Siete Picos, el Montón de Trigo, la Mujer Muerta...













Desde la cima comenzamos el descenso dirigiéndonos hacia las Navas del Toril, hasta llegar a la pista del Cerro de la Salamanca. Una pequeña subidita hasta el Risco del Polano, y ya sólo queda bajar!!!


Unos 15 kilómetros de trialera, mas otros cinco de pista hasta La Jarosa.










En total aproximadamente unos 50 kilómetros que nos llevaron unas seis horitas. Lo justo para llegar a casa con ganas de una cervecita para hidratarse bien.


Y el domingo estrenamos la temporada de verano en los Patones


No había mucha gente, pero hacía un calor de justicia...así que...las cinco vías de rigor y para casa. Baño en la piscina, comidita rica y a descansar un rato, que mañana hay que currar...
Esta vez no hay track...habrá que repetir la ruta con el GPS...




1 comentario:

Fran de Cádiz dijo...

Bonita experiencia. Me gusta esa filosofía de vida, con el deporte en el medio natural siempre como estandarte.

Un saludo. He conocido este blog hace pocos días, y me parece interesante. Gracias.

Publicar un comentario