viernes, 11 de octubre de 2013

COMICI Y LA CIMA GRANDE

Es la Cima de Lavaredo más alta y con mayor número de itinerarios. Su majestuosa pared norte ha sido escalada durante el trascurso de los años por rutas que se han convertido en verdaderos hitos del alpinismo mundial. En general, su roca es algo mejor que la de la Cima Oeste. La pared no es tan desplomada, pero es más continua en cuanto a dificultad.


Una de las vías más frecuentadas es la "Comici-Dimai", aunque nosotros tuvimos la misma suerte que habíamos tenido en su día con la "Cassin" a la Cima Oeste. Sólo una cordada más en la pared, y detrás de nosotros. Es importante elegir un día fuera del fin de semana...


Fue el lunes 22 de julio, después de pasar el sábado montando en bici, y el domingo haciendo un poco de deportiva. Nos levantamos sobre las seis de la mañana, desayunamos, y tranquilamente nos acercamos a la cara norte de esta impresionante pared. Según nos acercábamos nos parecía cada vez más increíble que fuéramos los únicos que habían decidido escalar esta ruta ese día. 
Vía "Comici-Dimai" a la Cima Grande, 2999m.,  500m, 7a(V+ obligado). Abierta por Comici y los hermanos Dimai entre el 12 y el 14 de agosto de 1933. La primera  en solitario la haría el propio Comici, en septiembre de 1937, en 3h 45'. Somos unos mierdas...


La aproximación desde el Refugio Lavaredo es aproximadamente de una hora. Empezamos a escalar poco antes de las 9.00. Para alcanzar la primera reunión hay que hacer una trepada de III durante unos 45 metros. Es fácil, pero no hay que descuidarse.


Alcanzamos la primera reunión y nos encordamos. Llevamos 15 cintas expres. Si quieres coser todos los clavos que hay, tienes que llevarte más...Los alien azul y amarillo y los camalot hasta el número 3. Las reuniones están equipadas con clavos.


El primer largo, IV.



Segundo largo, V+, A0. Jodo petaca...para calentar!!! Dice Miguel que éste es el largo más difícil.



Tercer largo, V+ A0. Un diedro amarillo espectacular...



Y detrás mío los únicos compañeros de la jornada.

Cuarto largo, V+ A0. Muy bonito también.


Imposible parar de hacer fotos...



Quinto largo, V+. Uno de los mejores.



Sexto largo, V+ A0. No digo ná...ya veis la foto...


Séptimo largo, V A0. La verdad es que ningún largo tenía desperdicio.



Octavo largo, V+ A0. Muy, muy bonito.


Se suponía que con este largo se acababan las dificultades.





Noveno largo, IV+.



Décimo largo, IV/III.


Largo 11, IV+. Empezamos a mirar para arriba, hacia la piscina que teníamos sobre nuestras cabezas, y comenzamos a darnos cuenta de que íbamos a tardar en los largos fáciles el doble de tiempo que en los difíciles...y así fue...


Largo 12, V-. No había escapatoria posible. O agua, o bloque suelto...


Largo 13, IV+. El pobre Miguel las pasó canutas. Qué temple tiene este hombre...


La reseña marcaba la siguiente reunión encima del techo, pero encontramos otra justo a su derecha, en un nicho, antes de iniciar la travesía hacia la izquierda sobre él. Allí terminamos de ponernos como sopas.


Y después había que salir en travesía expuesta en el siguiente largo, V, con los gatos bien mojaos...menos mal que ya nos dio el sol en la chepa, que eso reconforta mucho y alivia todos los males...


Los dos últimos largos los hicimos por una fisura anterior a la que marcaba la reseña. Sería V/V+ uno de ellos...


Y de dificultad similar el otro.


Llegamos a la cengia circular poco antes de las 6 de la tarde.


Cansados, pero muy, muy contentos.


Nos relajamos un poco, comemos algo, y recogemos las cuerdas. 


Nos relajamos poco, la verdad, porque en seguida nos damos cuenta de que habrá que seguir con el culo apretao hasta que lleguemos al suelo. La cengia está peligrosa. No es tan ancha como uno desearía, aún mantiene nieve, y para mayor deleite, la nieve está helada...


Después de aguantar la respiración unas cuantas veces y de rezar mientras tanto a ese dios en el que no creemos, llegamos al final de la cengia y aparecemos en la cara sur!!!



Allí abajo está el Refugio. Una vez más pienso en que la teletransportación será, sin lugar a dudas, el gran invento de la humanidad...


Seguimos andando un ratito más hasta encontrar los rápeles.


La Cima Piccola desde donde nunca la habíamos visto...


Y encontramos el primer rápel. La bajada es complicada, aunque te hayas empeñado en llevar una buena reseña. Y las cosas se complican cuando empieza a rondarte la tormenta, a ponerte la piel de gallina y los nervios de punta. Quiero bajar!!!!
Hacemos un rápel de 50 hasta una plataforma desde donde andamos un poco siguiendo los hitos. Luego dos rápeles de 30 y 25 metros hasta un collado, donde una flecha azul a la izquierda nos indica dónde está el siguiente rápel. Desde aquí nos quedan otros tres rápeles de 25 metros, y después ya continuamos andando hasta encontrar la pedrera que nos dejará a pie de pared. Desde aquí ya seguimos por sendero hasta la pista que nos dejará en el Refugio. 

Al final nos mojamos, claro, pero no nos cayó una gota hasta que no estábamos en el suelo!! Ese dios en el que no creemos...o será cuestión de suerte??





6 comentarios:

Anónimo dijo...

Impresionante, que bonito
Pepe

borjeta dijo...

Impresionante pared!! y preciosas vistas y Bonito espectáculo!!

Angel Alloza Aparicio dijo...

Bonitas fotos. Parece que hacía frío.

Anton dijo...

Excelente escalada y estupendas fotos, con muy buena textura y equilibrio de luz. Se nota que se os da tan bien hacer fotos como escalar.
Enhorabuena!
Anton

Mar Espinosa dijo...

Gracias, chicos...la verdad es que con ese paisaje es imposible hacer una foto mala, sólo hay que disparar a diestro y siniestro y alguna bonita sale. Os partiríais de risa si supierais las cámaras que llevamos...
Un saludo!

Nach dijo...

Todo muy bonito, las fotos, la actividad, la info....Enhorabuena.

Publicar un comentario