viernes, 13 de abril de 2018

LA RECONCILIACIÓN

El Pájaro desde "las zetas" en La Pedriza.

La primera vez que estuvimos en Chulilla ni siquiera sabíamos escalar. Recuerdo comprar en el refugio una guía de tapas de cartulina verde, que parecía hecha a mano, y recuerdo haber escalado en las afueras del pueblo. 
Conocimos el cañón donde hoy están los sectores "Muro de las lamentaciones" y "Pared de enfrente" porque fuimos caminando desde el pueblo recorriendo el río, pero no se nos ocurrió escalar por allí. Por supuesto, no había ni una cuarta parte de los sectores de escalada que existen allí ahora mismo...


Muro de las Lamentaciones, Chulilla

Volvimos a ir cuando oímos hablar de la apertura de una zona nueva, que llamaban el Oasis. No había reseñas. Recuerdo llegar allí y encontrar algún local o equipador que nos contaba los grados de las vías a los cuatro despistados que íbamos. Buenísimas todas. Con unas gotas de agua superabrasivas y unas chorreras hiperadherentes.

Pared del Refugio

Un día, el sector "Oasis" salió publicado en la revista Desnivel, y el pobre ya no volvió a ser el mismo...

Muro de las Lamentaciones

La locura ya había comenzado y decidimos explorar nuevos sectores. Conocimos el sector "Sex Shop", y "La pared de enfrente", y descubrimos allí muy buenas vías también.


Pueblo de Chulilla

En una de estas visitas, queriendo acceder a la Pared de Enfrente por otro sitio, descubrimos un muro espectacular, lleno de vías recién equipadas. No tenían ni manchas de magnesio!!! Ni teníamos reseñas, claro...

Pantano de Loriguilla

Nos hicimos todas las que pudimos y nos parecieron todas buenísimas!! Estuvimos solos todo el día, con lo que no pudimos preguntar a nadie dónde estábamos ni el grado que aquellas vías tenían.
Poco tiempo después salieron también publicadas. Era el "Muro de las lamentaciones". Tampoco hemos vuelto a escalar solos allí...


Cañón del Turia

Se sucedieron un par de visitas a Chulilla muy desagradables en las que tanto guiris como locales salían corriendo de las furgonetas y seguían corriendo cuesta arriba para llegar los primeros a pie de vía. No había manera de encontrar una vía libre y si la encontrabas, allí tenías otro par de cordadas esperando a que terminaras, echando su cuerda al suelo casi encima de tus pies. Dejamos de ir.



Cañón del Turia

Esta Semana Santa se mascaba la tragedia. Mucha lluvia y tiempo bastante incierto. 
Y en Chulilla no...


Sot de Chera


Y encima sin haber escalado mucho, lo que significa que estás más limitado a la hora de poder elegir vías...en fin...no pintaba muy bien...


Sot de Chera

Y qué pasó? Pues que sinceramente, acertamos! Hacía tiempo que no lo pasábamos tan bien!
No, no había poca gente. Había mucho extranjero, como siempre, y había mucho español, pues sólo daban bueno en levante. 
Y cómo lo conseguimos? Pues creo que el truco ha sido acercarse sin mayor pretensión que la de pasarlo bien. Parece mentira cómo cambia la historia dependiendo de la actitud de la que partas y de la predisposición con la que te acerques a las cosas.
Cómo nos condicionamos a nosotros mismos, la mayor parte de las veces para mal...


Sot de Chera

Escalamos el primer día en el Muro de las Lamentaciones. Sí, había gente, pero pudimos hacer todas las vías que nos apeteció, sin pedir vez...jejeje




Embalse de Buseo, Chera


El segundo día escalamos en el sector "Masters". El rincón donde están las vías más fáciles estaba muy concurrido, pero encontramos un rinconcito maravilloso donde nos dejaron hacer unas vías buenísimos, larguísimas, que nos encantaron.



Embalse de Buseo


Al día siguiente sacamos la bici y nos hicimos un recorrido precioso. Una ruta circular de 55 km saliendo del Embalse de Loriguilla, pasando por Sot de Chera y Chera. 1.200 metros de desnivel recorriendo la Sierra de Chera. Espectacular.

https://es.wikiloc.com/rutas-mountain-bike/chulilla-23602443


Y el tercer día de escalada estuvimos otra vez el  "Masters" y además en el "Serengueti". Todas las vías que hicimos 5 estrellas!


Embalse de Lorigilla. Son cosas mías o parece un corazón??

Terminamos las vacaciones montando en bici en casa, con una ruta muy bonita pasando por Cerceda, Colmenar, Tres Cantos y la Pista del Canal Alto. 117 km y 1.800 metros de desnivel.

https://es.wikiloc.com/rutas-mountain-bike/navacerrada-puente-marmota-pista-del-canal-colmenar-navacerrada-23671478










Playa de la Malvarrosa, Valencia.



Puerto de Navacerrada, Madrid


Puerto de Cotos, Madrid




Embalse de El Pardo


Puente de la Marmota



En fin, una reconciliación con Chulilla en toda regla. Volveremos, y mientras lo hagamos con la misma actitud, volveremos a pasarlo en grande!




viernes, 2 de marzo de 2018

LA INSOPORTABLE VULNERABILIDAD DEL SER

 Amanecer desde el balcón de casa, Navacerrada.


Dice Milan Kundera en “La insoportable levedad del ser”: “La vida es un boceto para nada, un borrador sin cuadro.”
Hace muchos años, estaba muy de acuerdo con esta frase, con ese rollo de que esta vida no nos sirve de aprendizaje, pues no hay otra segunda vida en la que poner en práctica lo aprendido en ésta.


Hoy me topo con esta frase y ya no me parece que tenga tanto aplomo como cuando la leí por primera vez. Esta vida no es un boceto en el que basarse para una obra posterior más elaborada. Esta vida es ya la obra definitiva absoluta. No es un esbozo a lápiz que podamos borrar. No es un borrador sin cuadro, pues el cuadro es ella misma. Cometemos un error si dejamos resbalar los años tratándolos como si fueran eso, un simple boceto, porque, amigos, no hay una segunda…


 Embalse de Navacerrada


No es verdad que necesitemos otra vida para poner en práctica lo que hemos aprendido en ésta. Si sabemos escuchar, tenemos tiempo suficiente de aplicar en ésta lo aprendido. Nuestro problema suele ser que no escuchamos y por muchas más vidas que nos fueran concedidas, seguirían siendo un boceto una y otra vez, una y otra vez…


 Bici-nieve, Navacerrada.


Yo siempre he pensado que soy inmortal. Podrán pasarme mil desgracias en esta vida, pero viviré por siempre. ¿Sabéis esa sensación de que a ti no te puede pasar nada?…pues siempre la he tenido. De hecho, creo que aún la sigo teniendo. Eso no significa que sea invulnerable. Por supuesto, hay mil cosas en este mundo que me pueden hacer daño de una manera u otra, soy un “ser débil”.


 Cuenca.


Siempre nos hemos sentido protegidos por nuestros padres. Cuando somos niños tenemos esa sensación de que a ellos nunca les va a pasar nada y por ende, a ti tampoco, pues para eso están, para cuidar de ti. Cuando ellos faltan o fallan buscamos un nuevo cobijo en los hermanos, los amigos o las parejas. A su lado nada malo puede pasarte. Son intocables.


 La Pedriza.


 La Pedriza.


Si sucede que una de estas relaciones te “falla”, por ejemplo con una traición o con una enfermedad, tu amigo o hermano o pareja deja de ser intocable e inhumano. Se convierte en otro ser más de éste mundo, vulnerable como todos. Todo eso aumenta su humanidad. Deja de ser la torre imbatible que había sido hasta ahora para convertirse en un ser débil y necesitado, como tú…



 La Pedriza.

 La Pedriza.

 La Pedriza.


 La Pedriza.

 La Pedriza.


El descubrir la vulnerabilidad del otro nos convierte a su vez en vulnerables. Nos quedamos desnudos en medio de la ventisca. Nos hacemos plenamente conscientes de nuestra debilidad. Es bueno y es malo. Es bueno descubrir al otro en su humanidad. El ser que teníamos encumbrado y que admirábamos por su sobrenaturalidad, se vuelve humano y aprendemos a admirarlo por su mortalidad. A más mortal más cercano. A la vez es malo porque sentimos en nosotros mismos el principio de una vulnerabilidad insoportable. A partir de ahí hay que aprender a valerse por sí mismo y a hacer algo que antes no hacíamos porque creíamos que para el otro no era necesario y que es cuidar de él, amarlo, mimarlo, es decir, dar lo mismo que reclamábamos para nosotros.


 Los Algibes, La Pedriza.

 El Paradiso, La Pedriza.



El sentimiento insoportable de nuestra vulnerabilidad es el principio de nuestra fortaleza.



 El Paradiso, La Pedriza.

 Embalse de Santillana, desde Los algibes.

En fín, dos reflexiones tontas que no son más que una excusa para recoger aquí un puñado de momentos agradables sucedidos desde la última vez que actualicé este blog...


 Embalse de Santillana, Manzanares el Real.

 Cuenca.

 Maratón de Valencia, 2017.

 "El diedro azul", 7a. La Pedriza.

 Atardeceres, Cuenca.

 Cuenca.

 El Otoño en Cuenca.

 Cuenca.

 Olba, Alto Mijares, Teruel.

 Playa de la Malvarrosa, Valencia.

 Chulilla, Valencia.

 Ruta por los pueblos de la Tejera Negra, Guadalajara.

 Atardeceres en la Sierra de Guadarrama.

 Maratón de Valencia, 2017.

 Maratón de Valencia, 2017.

 Manzanares el Real.

 "El Muro", Becerril de la Sierra.

 San Peregrín, Huesca.

 San Peregrín., Huesca.

 Valle de Benasque.

 Formigal. 

 Formigal.

 Ruta dominguera.

 Embalse de Navacerrada. 

Viendo nevar desde la terraza de casa...


Bosque de Becerril de la Sierra.

"El Muro", subida al Embalse de la Maliciosa.

Más atardeceres...


Manzanares el Real.

Cuenca.


La Pedriza.

"El Pájaro", La Pedriza.

Los Algibes, La Pedriza.

"El Paradiso", La Pedriza.

Cerro de San Pedro, desde Los Algibes.

"El Paradiso", Los Algibes.

"El Paradiso", Los Algibes.

"El Paradiso".

La abueli...

Cuenca.



Cuenca.