domingo, 23 de julio de 2017

ALMA DE BLUES

 Ufff, qué fin de curso más duro!! Esta vez la que no llegó sana y salva a las vacaciones de verano fui yo. En realidad, lo duro no ha sido el final, sino el curso entero!! 
Mi body no fue capaz de aguantarlo y me mandó una semanita al hospital con una superinfección en el riñón y en el pulmón, de la que me costó mes y medio recuperarme. 
Así que he llegado al mes de julio sin haber escalado ni gota...en fin, serafín...a las duras y a las maduras, dicen...

 El caso es que empezamos las vacaciones a primeros de julio y como toma de contacto nos pareció muy buena idea un paseo por Cavallers...mmmmm...qué sitio más chulo...


 El primer día subimos a hacer un poco de deportiva al sector "El Antro". Subimos andando desde Caldes de Boí, claro, porque no se puede subir la autocaravana al aparcamiento de arriba, así que...a entrenar pierna!! jajaja


 En cuanto nos dio el solitrón nos bajamos a refrescarnos a una de tantas pozas que encontramos por el caminito de bajada. Desde el coche no se ven. Algo bueno tiene que tener tener que subir a pata...




 A la mañana siguiente madrugamos un poco más, pues el pateo se duplica. Subimos a escalar a la 4ª Aguja de Comalestorres.


Es la segunda vez que subimos a este sitio tan espectacular. La otra vez hicimos "Pistacho asesino". Ahora nos toca "Blues", 235 metros, 6a+ (6a obligado), muy recomendable. Nos encantó.



 El primer largo es una fisura de V+ espectacular. Aunque desde abajo lo parezca, no es fácil.

 El segundo largo, que sólo tiene un pasito para salir del techo, nos deja en una terraza herbosa que hay que recorrer hacia la derecha.

 Tercer largo, IV. 
Ni para cuartos me veo...ayyyyy...pa lo que hemos quedao...


 Y en el cuarto largo, 6a+, empieza el festival de la fisura!!


 Quinto largo, 6a.


 Sexto largo, 6a también. 

 Tras un último largo de V+, hay que ir a buscar los rápeles que se encuentran en la cara Noreste.

 Se hace un rápel de 55 metros, o dos cortos, que te dejan en unas repisas por donde continuaremos andando hasta el suelo.


 Y de nuevo pateada hasta Caldes de Boí.


 Menos mal que es todo tan bonito que el pateo se te hace más ameno.



Al día siguiente, como no nos dolían las piernas todavía, nos volvemos a subir andando hasta la presa. Por la mañana escalamos en la "Placa Xalmet", unas vías superbonitas, y cuando nos da el sol, nos vamos al otro lado de la presa, a la "Pared Inerte", a terminar de fundirnos.
La verdad es que este sitio no tiene desperdicio. Tanto si quieres hacer vías de deportiva como si quieres hacer largos, es espectacular. 
En Cavallers nos pasa lo mismo que cuando vamos a Ailefroide. Sabemos cuando llegamos, pero no cuando vas a conseguir salir de allí, tal es el poder de atracción del lugar.
La diferencia es que Cavallers lo tenemos aquí al lado...

martes, 2 de mayo de 2017

MARIONETAS

 Madre mía...la de tiempo que llevábamos diciendo que teníamos que ir a Alcandoras y nunca encontrábamos el momento. Que si ahora no, que hace frío, que si ahora va a hacer calor...
Menos mal que al final siempre acertamos, y encontramos el día perfecto!!
Sol espléndido, temperaturas moderadas y ligera brisa que hizo la escalada de lo más agradable.

Y lo que nos ha sorprendido éste lugar!! No me esperaba un paraje como éste, tan verde, con tanto bosque, tan tranquilo!!...en fin..."da ripetere"...
Los Tajos de las Alcandoras se encuentran en el valle de Otiñar. Según se pasa el puerto de la Bríncola, surgen ante nuestro ojos las paredes, que van poco a poco cobrando altura hasta llegar al sector Marionetas, donde la pared pasa de los 200 metros de altura.


 Se deja el vehículo en el Área Recreativa de la Cañada de las Hazadillas, desde donde sale el camino que nos lleva a pie de pared.
Nuestra elección para esta primera incursión en las Alcandoras fue la vía "Marionetas", 230 metros, 7a+ ó A2 (6a+/b obligado)
La vía está semiequipada con parabolts y clavos. Las reuniones equipadas. Encontraremos equipamiento en los tramos más difíciles, mientras que en los largos de V tendremos que desplegar todas nuestras habilidades de autoprotección. Afortunadamente, Miguel tiene de eso para dar y tomar...
Por cierto, una aclaración...dicen en el blog de Alcandoras, que el nombre de la vía no es "Marionetas del sistema" como aparece reseñado en algunos sitios, sino simplemente "Marionetas". Recibió el nombre debido a la sensación que tuvieron los aperturistas en el techo, cuando la escalada en desplome no era una técnica habitual. El largo del techo ha sido hasta hace poco la referencia de dificultad en libre de toda la pared.


Primer largo, V+, a proteger. 



 Segundo largo, 6b+. Muy bonito.


Tercer largo, una fisura espectacular y mantenida, 6a+.


Ayyyy...ahí arriba se ve el techo...que no quiero ni mirarlo...





No quería mirar para arriba, pero el largo del techo llegó...


 Cuarto largo, 7a+ hiperdesplomado. Y Miguel estudiando cómo gestionarlo...

 Afronta el paso clave por la izquierda...

  Luego recula y lo hace por la derecha...para terminar cayendo después de escurrírsele un pie...cachisssss...

 Miguel desaparece por la izquierda del techo, y empiezo a pensar cómo lo voy a gestionar yo...


 Con toda la calma de la que soy capaz, despliego mis habilidades de artifosupervivencia, que esas las tengo muy bien desarrolladas y en un plis...ahí estoy! asomando la cabeza a la luz y dejando el vacío bajo mis pies!!!

 Quinto largo, 6a+, un diedro fisurado muy bonito, entretenido...ahí lo dejo...








 Sexto largo, V+ . Muy bonito también, con unas fisuras al principio, luego una canal. A proteger.


Séptimo largo, 6a+. Un poco roto y patinoso al principio. Mejora después.




 Y se termina la vía con una rampa de IV+ que se puede empalmar con el largo anterior.



 En la cumbre, practicando el aseguramiento "al cuerpo", o dicho de otra forma, haciendo el tonto...

Sí señor! Con ésta ya sumamos la tercera ascensión de ésta temporada!
Desde el final de la vía hay que subir un poco más, andando, ligeramente hacia la derecha, hasta encontrar unos hitos. Bajamos por una vaguada evidente y nos vamos a buscar el camino que baja más a la izquierda, por unos destrepes equipados que nos dejan en el camino de ascenso. Por la derecha hay un rápel no recomendable por caída de piedras.
En fin, resumiendo...excepcional sitio! Nos ha encantado. Sin duda, volveremos!!
Va por tí, Ueli !!